Complicaciones de la diabetes

Angiopatía de las extremidades inferiores en diabetes mellitus: causas, síntomas y tratamiento.

Una de las enfermedades más comunes del sistema musculoesquelético, que conduce a la discapacidad temprana de la población en edad laboral, es la angiopatía diabética de las extremidades inferiores.

La condición asociada con niveles elevados de azúcar en la sangre, junto con daños en los riñones y la retina, es de considerable interés entre los científicos de todo el mundo.

Según las estadísticas, a fines del siglo XXI, cada tercera persona en el planeta enfrentará el problema de la resistencia a la insulina, la mayoría de ellos tendrá complicaciones vasculares.

Que es

La angiopatía diabética es una consecuencia peligrosa de la diabetes mellitus del primer y segundo tipo. Si se ignoran los síntomas iniciales de la complicación, luego de un tiempo (para cada persona individualmente), se desarrollan alteraciones irreversibles en el trofismo de los tejidos blandos de las extremidades inferiores.

Angiopatía de las extremidades inferiores.

Las partes distales de las piernas (pies) son las más afectadas, en las cuales la circulación sanguínea, incluso en condiciones normales, está en un nivel bajo.

Una lesión menor abre las puertas a la infección, en un contexto de inmunidad reducida, el proceso de la herida se vuelve lento, destructivo. Si no tomamos medidas a tiempo, el proceso se convierte en inflamación gangrenosa, se desarrolla el llamado "pie diabético".

Dependiendo de la prevalencia del proceso, la localización y la reversibilidad potencial, los médicos identifican tres formas principales de pie diabético:

  • neuropático - prevalece la derrota de las fibras nerviosas grandes y pequeñas, la violación de la sensibilidad y la parestesia se destacan;
  • neuroischemic - los vasos, en primer lugar, sufren;
  • mezclado - tiene signos de ambas formas

Dependiendo de la forma, los pacientes tienen quejas relevantes, lo que determina las tácticas prioritarias en el tratamiento.

Durante unos 25 años, la clasificación del pie diabético de Wagner se ha hecho popular en todo el mundo. Describe la prevalencia de procesos destructivos de tejidos blandos:

  • etapa 0. Procesos de resorción en el aparato osteoarticular de los pies, que solo es visible en las radiografías;
  • etapa 1. Úlcera superficial de la piel que no se extiende a los tejidos blandos profundos;
  • etapa 2. La herida se extiende profundamente en la estructura subcutánea, llega a los huesos y tendones;
  • etapa 3. Osteomielitis y formación de abscesos;
  • etapa 4. Se forma gangrena, el área afectada del pie se vuelve negra, un cambio potencialmente irreversible;
  • etapa 5. Una gangrena común que puede alcanzar el área de la articulación de la rodilla requiere una amputación urgente de la extremidad afectada.
Es importante recordar que solo el endocrinólogo junto con el cirujano pueden brindar asistencia calificada en lesiones diabéticas de las extremidades inferiores. No se automedique, la atención médica oportuna salvará la extremidad.

Causas

La insulina es necesaria para que las células absorban completamente la glucosa.

El aumento crónico del azúcar en la sangre en los diabéticos se realiza en su excesiva "inflación" en el tejido, sin más metabolismo.

El endotelio vascular (revestimiento de capilares y arteriolas) asimila pasivamente la glucosa debido a que este tipo de célula no necesita insulina para consumirla. Después de un tiempo, la concentración alcanza un nivel tóxico, se desarrolla un gradiente osmolar aumentado.

El agua comienza a acumularse dentro de los endoteliocitos, las células se hinchan y mueren. Además, se inicia la vía del metabolismo del azúcar, como resultado de lo cual se forma el sorbitol, un subproducto que es extremadamente peligroso para los seres vivos.

Con el tiempo, los procesos de integración y organización endotelial se interrumpen, los compuestos macroglobulares (proteínas) comienzan a pasar libremente a través de la pared vascular dañada y se desarrolla edema alrededor del espacio vascular.

El sistema linfático no puede hacer frente a la mayor cantidad de líquido en los tejidos, los pies se vuelven fácilmente vulnerables.

En tales condiciones, incluso una lesión menor puede causar inflamación y necrosis extensas.

Una regla importante es una inspección minuciosa de los pies y los zapatos al final del día para identificar abrasiones y rasguños.

Muy a menudo, en la forma neuropática del pie diabético, cuando se altera la sensibilidad al dolor, las personas no notan el daño durante mucho tiempo, por lo que faltan las manifestaciones iniciales de la complicación.

Síntomas de la enfermedad

Las manifestaciones de la angiopatía diabética pueden tener una localización diferente. Por lo tanto, la mayoría de las veces los pacientes se quejan de discapacidad visual, debilidad general, interrupciones en el trabajo del corazón.

El síndrome de parada de la lesión consta de los siguientes síntomas:

  • trastornos tróficos en los pies: descamación de la piel, pérdida de cabello, picazón;
  • hiperemia congestiva (la piel sobre el área afectada no se enrojece naturalmente, a veces con un tono cianótico);
  • dolor en las piernas al caminar o solo;
  • dolor reducido, temperatura y sensibilidad a la vibración;
  • disminuye la pulsación en las arterias grandes de los pies;
  • se forman ulceraciones;
  • dedos negros

Cualquiera de los síntomas anteriores debe ser una señal de advertencia y una señal para ver a un médico.

Diagnósticos

El primer método, que permite identificar la angiopatía diabética de las extremidades inferiores, es un examen físico completo. El médico analiza las quejas del paciente, recopila un historial detallado, determina la duración y el grado de control de la diabetes.

Para confirmar el diagnóstico, se realiza una serie de exámenes de laboratorio e instrumentales.

  • recuento sanguíneo completo (la presencia de una reacción inflamatoria en forma de leucocitosis y aumento de la VSG es un signo pronóstico importante);
  • examen bioquímico de sangre (pruebas renales y hepáticas, glucosa, hemoglobina glucosilada, lipidograma);
  • análisis de orina (determinación del nivel de glucosuria);
  • Ultrasonido de los vasos de las extremidades inferiores en el llamado modo Doppler. El estudio permite determinar el grado de permeabilidad vascular y áreas de tejidos no viables;
  • angiografía. Después de la administración intravenosa de colorantes especiales, se realiza una serie de imágenes de rayos X de las extremidades inferiores, se visualizan áreas con flujo sanguíneo deteriorado;
  • Resonancia magnética. Método de investigación informativo y costoso, que brinda mucha información útil sobre la prevalencia de procesos isquémicos, y también le permite establecer la cantidad de intervención quirúrgica;
  • fundoscopia. El examen de los vasos del fondo proporciona información valiosa sobre la lesión sistémica del lecho vascular, incluido el cerebro;
  • ECG y ECHO-KG. Evaluar el estado funcional y orgánico del corazón, especialmente si se planea una cirugía.
Los resultados de todos los estudios deben ser interpretados solo por un médico. La línea entre donde es posible continuar la terapia conservadora y donde es necesaria la cirugía es muy delgada.

Métodos de tratamiento

Para resolver el problema de la angiopatía, primero debe compensar el curso de la diabetes. Esto significa que el metabolismo deteriorado de carbohidratos, proteínas, grasas, minerales debe ser restaurado.

Se selecciona individualmente la dieta, los carbohidratos rápidos y las grasas animales están estrictamente limitados.

La dieta en sí no es efectiva, pero es un buen antecedente para la terapia farmacológica.

Es importante elegir la terapia con insulina adecuada o medicamentos hipoglucemiantes orales. Se controla el colesterol en la sangre; si está elevado, se asignan estatinas.

Si hay cambios necróticos ulcerativos, el cirujano se conecta. Los tejidos muertos se extirpan, se aplican apósitos asépticos con componentes reparadores y curativos. Se puede utilizar plasmaféresis gravitacional, se ha demostrado que este método puede reducir la hinchazón y minimizar el dolor.

Existen remedios caseros para el tratamiento de la diabetes mellitus y sus complicaciones, entre los más comunes: achicoria, ajo, remolacha.

Los cambios osteoarticulares se tratan inmovilizando el pie con zapatos ortopédicos.

Prevención

Los diabéticos deben seguir las siguientes pautas:

  • monitoreo cuidadoso de los niveles de glucosa en sangre;
  • exámenes preventivos regulares del cirujano;
  • inspección de pies y zapatos al final de cada día;
  • Optimización de la actividad física.

Video util

Cómo limpiar vasos con diabetes:

Es importante recordar que la angiopatía diabética de las extremidades inferiores es una condición potencialmente reversible en las primeras etapas de desarrollo. La atención médica inmediata puede prevenir la amputación. El control de los niveles de azúcar ayuda a eliminar los efectos tóxicos de la glucosa en la pared vascular.

Loading...