El páncreas

Síntomas de enfermedades pancreáticas.

El páncreas es un órgano relativamente pequeño, pero muy importante. Es la principal fuente de enzimas para la digestión de alimentos, que forman parte de la secreción pancreática. Además, las células de los islotes de Langerans ubicadas en la sección de la cola sintetizan las hormonas insulina y glucagón.

Causas del desarrollo de la enfermedad

El páncreas multifuncional lo hace vulnerable al desarrollo de diversos trastornos, cuya falla a menudo se convierte en el hombre mismo. El uso de alimentos grasos y fritos, bebidas alcohólicas conduce a la interrupción de la glándula y la aparición de síntomas negativos.

La mayoría de las veces, el páncreas se somete a procesos inflamatorios y distróficos metabólicos, como resultado de lo cual mueren células sanas y se reduce la producción de enzimas y hormonas. Los problemas con el páncreas afectan el funcionamiento del organismo en su totalidad, y el paciente no solo está preocupado por los trastornos digestivos y las heces.

Debido a la falta o el exceso de hormonas, el nivel de glucosa y colesterol aumenta, el tono vascular disminuye y se alteran las funciones del sistema excretor. Varias causas pueden provocar enfermedades pancreáticas.

Estos incluyen:

  • Herencia y defectos de nacimiento: pliegues, hipoplasia, anomalías del conducto;
  • traumatismo abdominal
  • neoplasias;
  • adicción al alcohol;
  • nutrición desequilibrada;
  • intoxicación
  • estrés nervioso prolongado y severo;
  • infecciones pasadas;
  • La presencia de patologías sistémicas - hepatitis, colecistitis, etc.

Hay que decir que el efecto del alcohol en el páncreas no es tan sencillo como se cree comúnmente. En las personas que beben diariamente, el órgano puede mantenerse saludable, y para un no bebedor, incluso tomar una dosis única a veces se convierte en una inflamación aguda.

Tipos de enfermedades

Por primera vez, la clasificación de las enfermedades pancreáticas se adoptó en una conferencia internacional de pancreatólogos en 1963 y se corrigió en 1983. En la última versión, se identificaron dos formas de pancreatitis crónica: obstructiva y no obstructiva.

Existen varias enfermedades que afectan el páncreas:

  • pancreatitis (aguda, crónica, alcohólica, recurrente, purulenta, hemorrágica);
  • quistes y pseudoquistes del páncreas;
  • esteatorrea pancreática;
  • fibrosis quística;
  • necrosis pancreática;
  • neoplasias malignas;
  • diabetes mellitus.

Pancreatitis

La pancreatitis aguda es una enfermedad inflamatoria necrótica, que es una consecuencia de la autólisis enzimática (autodigestión) del páncreas. La causa inmediata de su aparición es el daño a las células sanas del parénquima por enzimas prematuramente activadas. Normalmente, se activan solo cuando entran en el intestino.

Bajo la influencia de una serie de factores, el proceso de síntesis de enzimas digestivas se altera, se activan en el páncreas y digieren los tejidos de los órganos. Además, las sustancias enzimáticas pueden propagarse a los tejidos cercanos y entrar en la circulación sistémica, causando síntomas de intoxicación general.

Los síntomas de la enfermedad pancreática en la pancreatitis aguda son los siguientes:

  • Dolor fuerte y persistente en la parte superior del abdomen, que puede irradiarse hacia la espalda, el tórax y aumentos en la posición prona, así como después de comer;
  • náuseas y arcadas, poco fiables e incesantes;
  • fiebre
  • Coloración amarillenta de la piel.

Muchos pacientes durante un ataque están preocupados por la hinchazón, el aumento de la flatulencia y la aparición de pequeños moretones en el abdomen.

Con el tratamiento oportuno, la pancreatitis aguda es completamente curable en el 80% de los casos, el 20% restante corresponde a la forma de patología crónica. La pancreatitis crónica tiene un curso recurrente largo y se caracteriza por un cambio gradual en la estructura del páncreas y una disminución de su funcionalidad.

El desarrollo de la pancreatitis está influenciado por medicamentos hormonales y diuréticos, enfermedades de cálculos biliares y otros factores. Los primeros síntomas pueden aparecer pocos años después del inicio de la enfermedad, pero en el futuro puede empeorar.

¿Cómo determinar en este caso que el páncreas no está bien? El cuadro clínico de la pancreatitis crónica durante la exacerbación es casi el mismo que en la forma aguda, pero los signos de la enfermedad pancreática son menos pronunciados.


Si se sospecha inflamación del páncreas, es necesaria una hospitalización de emergencia.

Un ataque de pancreatitis aguda o crónica requiere hospitalización y tratamiento tempranos. Está estrictamente prohibido tomar cualquier medicamento, excepto los antiespasmódicos, y calentar el abdomen antes de la llegada de los médicos. Para aliviar la afección, puede inyectar No-shpy y sentar al paciente para que su cuerpo se incline hacia adelante.

Después de detener los síntomas agudos del paciente, se prescribe y prescribe una terapia de apoyo. Sin embargo, la transición de la pancreatitis aguda a la etapa crónica no se excluye, incluso con el cumplimiento de todas las prescripciones médicas. En este caso, periódicamente habrá molestias y pesadez en el abdomen, heces molestas, náuseas y dolor. Además, muchos pacientes se quejan de aversión a los alimentos fritos y grasos.

Pancreatonecrosis

La pacreonecrosis es una complicación de la pancreatitis aguda y es causada por la violación de los mecanismos protectores del páncreas por la acción destructiva de las enzimas. A diferencia de la pancreatitis, esta enfermedad afecta principalmente a personas que no beben. Sin embargo, en la mayoría de los casos, una sola dosis de grandes dosis de alcohol en combinación con una comida abundante lleva a su desarrollo.

Como resultado, la función exocrina del páncreas aumenta dramáticamente, sus conductos se ensanchan y se estiran, y el flujo de jugo digestivo se ralentiza. Debido al desbordamiento de los conductos, la presión en ellos aumenta, lo que conduce a la inflamación del parénquima y la destrucción de las células de las glándulas sanas.

Las enzimas secretadas se activan prematuramente, lo que es la causa de la autodigestión y la aparición de necrosis a gran escala. Las formas activas de lipasas hacen que las células grasas mueran y las elastasas destruyen la pared vascular. Además, las enzimas y los fragmentos de degradación de los tejidos muertos penetran en el torrente sanguíneo, causando la intoxicación de todo el organismo.


El dolor en el hipocondrio superior izquierdo, las náuseas y los vómitos pueden indicar el desarrollo de procesos patológicos en el páncreas

Los síntomas de problemas con el páncreas en este caso no pueden pasarse por alto, ya que la necrosis pancreática se caracteriza por un inicio agudo y repentino. Esto permite a los pacientes comprender que la razón está en la comida o la bebida.

Primero, aparece un síndrome de dolor por culebrilla, concentrándose principalmente en la mitad izquierda del abdomen. No hay necrosis pancreática sin dolor, y cuanto más dolor, más grave es la enfermedad. También se debe tener en cuenta que el dolor disminuye gradual y rápidamente, a medida que el proceso patológico se extiende a las terminaciones nerviosas. Si al mismo tiempo persisten los signos de intoxicación, el pronóstico suele ser desfavorable.

Algún tiempo después de la aparición del dolor, comienza el vómito, que no se puede aliviar. En el vómito suele estar presente en la bilis y en la sangre. A la pregunta "qué hacer si sospecha pancreatonecrosis" la respuesta es inequívoca: llame a una ambulancia.

En la mayoría de los casos, los pacientes necesitan cirugía para eliminar los productos necróticos y restaurar el flujo de salida de enzimas. Es importante saber que en los primeros cinco días la cirugía no se lleva a cabo debido a la imposibilidad de evaluar el grado de necrotización.

Quiste (seudoquiste)

El quiste se llama cavidad patológica en el parénquima, que tiene paredes y contenido líquido. Puede aparecer debido a la inflamación o lesión traumática del páncreas.

En el contexto de la inflamación, aparecen los llamados pseudoquistes que no tienen epitelio. En violación de la permeabilidad de los conductos formados verdaderos, o quistes de retención, en los que hay un revestimiento epitelial.

Los síntomas que irán acompañados de un quiste dependerán de muchos factores: la ubicación, el tamaño y las causas de su aparición. Con problemas con la naturaleza inflamatoria del páncreas (pancreatitis), contra la cual se forma un quiste, el dolor más severo. Con el tiempo, se vuelven menos pronunciadas y pueden incluso pasar por completo.

Además del dolor, puede haber otros síntomas:

¿Por qué el páncreas está agrandado?
  • náuseas, vómitos;
  • heces erráticas;
  • pérdida de peso;
  • Pigmentación amarilla de la piel y esclerótica ocular;
  • hinchazón de las piernas (cuando el quiste aprieta la vena porta);
  • Retención urinaria, obstrucción intestinal parcial.

¿Qué hacer si se encuentra un quiste? Los métodos terapéuticos son impotentes en este caso, y solo la cirugía ayudará. Y aquí hay dos opciones: extirpación y drenaje del quiste. La elección de las tácticas quirúrgicas depende de las características de la neoplasia.

Enfermedades infantiles

El niño puede desarrollar pancreatitis reactiva, insuficiencia pancreática y diabetes. La insuficiencia pancreática es, por regla general, congénita y es difícil de tratar. Sin embargo, con una nutrición adecuada y supervisión médica regular, el proceso digestivo puede mantenerse a un nivel aceptable.

Los síntomas de insuficiencia de la próstata son dolor abdominal recurrente, piezas de comida no digeridas en las heces, náuseas y heces inestables.


La pancreatitis de los niños suele ser leve y las lesiones pancreáticas graves son extremadamente raras.

La enfermedad más común del páncreas en los niños es la pancreatitis reactiva, que se produce cuando se rompen otros órganos del tracto digestivo. Como regla general, existen razones bien definidas para su desarrollo:

  • enfermedades infecciosas - dolor de garganta, gripe, resfriado;
  • invasiones parasitarias;
  • traumatismo abdominal
  • dieta desequilibrada durante un largo período;
  • anomalías congénitas de la vesícula biliar;
  • Tratamiento con antibióticos fuertes.

Sospecha de pancreatitis reactiva puede ser algunos síntomas. Estos incluyen dolor en la parte superior del abdomen a la izquierda, falta de apetito, heces blandas y flojas, indigestión y un ligero aumento de la temperatura corporal.

La diabetes

Los trastornos metabólicos en la diabetes mellitus son causados ​​por una deficiencia en la producción de insulina por el páncreas y un aumento de la glucosa en sangre. Las causas de su desarrollo pueden ser las lesiones autoinmunes del páncreas, las infecciones virales y la intoxicación por sustancias tóxicas (pesticidas, algunos fármacos, compuestos cancerígenos).

También puede ser provocada por una inflamación severa del páncreas, que resulta en la muerte de las células productoras de insulina de los islotes de Langerans. Esta hormona participa en la descomposición de la glucosa y su transporte a los tejidos del cuerpo. Con la falta de insulina, la glucosa no se descompone y se asienta en el torrente sanguíneo.

Hay varios signos de diabetes tipo 1:

  • dolores de cabeza
  • Sed constante y boca seca;
  • aumento del apetito;
  • disminución de la agudeza visual;
  • gotas en la presión arterial;
  • piel pálida;
  • micción frecuente

La mejor prevención de las enfermedades del páncreas es una dieta saludable y regular, así como una cantidad suficiente de líquido en la dieta.

Fibrosis quística

Esta grave enfermedad hereditaria se conoce como fibrosis quística y afecta a las células pancreáticas exocrinas. ¿Por qué surge y cómo se manifiesta? Como resultado de la mutación del gen, la función de la proteína MBTP se ve afectada, que participa en el metabolismo del electrolito del agua del epitelio que recubre los diversos órganos internos, incluido el páncreas.

La fibrosis quística puede ocurrir en varias formas, pulmonar, intestinal y mixta. Aproximadamente un tercio de todos los pacientes se diagnostican en los primeros días de vida en forma de obstrucción de meconio, es decir, las primeras heces no se liberan en el recién nacido.


Incluso si no hay dolor agudo, pero las molestias en el abdomen y la indigestión se alteran sistemáticamente, es necesario averiguar la causa contactando a la clínica.

La enfermedad puede desarrollarse a cualquier edad. Uno de sus rasgos característicos es la pancreatitis recurrente, que se acompaña de:

  • Dolor y espasmos a lo largo de los intestinos;
  • debilidad muscular
  • sed y boca seca;
  • Urgencias frecuentes para evacuar;
  • disminución del apetito.

El tratamiento para la fibrosis quística es sintomático, dirigido principalmente a corregir la condición. El pronóstico es condicionalmente desfavorable, especialmente en el caso de diagnóstico tardío. La esperanza de vida máxima de los pacientes con fibrosis quística es de 48 años.

Tumores malignos

En casi la mitad de los casos, el cáncer de páncreas ocurre sin una causa obvia. La probabilidad de su aparición aumenta con la edad. Los factores de riesgo son enfermedades como la diabetes mellitus de cualquier tipo, pancreatitis y malformaciones congénitas del tracto digestivo.

Para los tumores de naturaleza maligna, los síntomas aumentan gradualmente y comienzan con una ligera molestia en el tercio superior del abdomen. Luego, hay dolor, que puede administrarse en la espalda o extenderse por toda la circunferencia del cuerpo. A medida que el tumor crece, el dolor aumenta y se vuelve especialmente pronunciado cuando se dobla.


Solo se puede hacer un diagnóstico preciso después de un examen y prueba exhaustivos.

El cuadro clínico del cáncer de próstata puede incluir coloración amarillenta de la piel y picazón, pérdida de peso y apetito, oscurecimiento de la orina y color claro de las heces. Si el tumor aprieta el duodeno o el estómago, el paciente está preocupado por las náuseas y los vómitos.

El cáncer de páncreas es una enfermedad extremadamente grave que prácticamente no se puede tratar. Esto se debe a su detección tardía, ya que en las primeras etapas los síntomas rara vez ocurren.

Diagnóstico y tratamiento

Existen muchos métodos de examen del páncreas, que permiten una evaluación exhaustiva del estado del cuerpo y establecen un diagnóstico preciso. El diagnóstico de enfermedades pancreáticas lo lleva a cabo un gastroenterólogo e incluye un examen físico, una encuesta al paciente, exámenes instrumentales y pruebas de laboratorio.

Sobre la base de quejas existentes y signos físicos, el paciente puede ser prescrito:

  • hemograma para evaluar la composición cualitativa y cuantitativa de la sangre;
  • pruebas bioquímicas de sangre y orina;
  • prueba de glucosa con o sin carga;
  • prueba de sangre para las enzimas;
  • coprograma (análisis de heces);
  • prueba de marcadores tumorales.

Métodos instrumentales de examen:

  • FGS;
  • Rayos x
  • Ultrasonido de los órganos abdominales;
  • endotransonografía;
  • Tomografía computarizada, resonancia magnética;
  • Biopsia de tejido pancreático.

En casos raros, se prescribe la CPRE, un procedimiento endoscópico necesario para identificar cálculos, tumores y agregados de proteínas en los conductos de las glándulas.

Sobre la base de los resultados obtenidos, el médico prescribe un tratamiento, que puede ser tanto conservador como quirúrgico. Cómo tratar las enfermedades pancreáticas se puede encontrar aquí. Te bendiga

Loading...